«

»

Jun 22 2016

Obras finales de 3º ESO

EL PENSADOR ERRANTE

Inicialmente iba a formar parte de un gran mural-tríptico con otros paneles que constituyen proyectos artísticos de alumnos y alumnas de 3º de ESO, pero a lo largo del proceso de creación se decidió  que cada panel tenía interés en sí mismo, por lo que cada uno se fue desarrollando de manera independiente.

“El pensador errante” está inspirado en la escultura “El Pensador” de Rodin, y nos muestra a un joven sentado sobre una roca de granito, abstraído, pensando de manera concentrada, sin ropajes, acentuando su naturaleza sensible y universal; no obstante, el paisaje que le rodea pretende situarle en un territorio conocido que podría ser abulense. Lo que se divisa desde el cerro de S. Mateo cuando la vista se dirige hacia Cardeñosa.

Aunque muestra los ojos cerrados, parece que su vista se dirigía hacia unos volúmenes geométricos que representan tres de los cuerpos platónicos: la pirámide, el cubo y la esfera. Más allá de su simbolismo particular, lo que llama la atención es el contraste, casi violento, entre el mundo natural que rodea al pensador y estos cuerpos perfectos, al menos desde un punto de vista formal. Se abren así múltiples interpretaciones, alguna de las cuales comentaremos a continuación.

El contraste al que hacíamos referencia nos invita a pensar en la relación entre el mundo natural y el artificial que creamos los seres humanos; esta relación debería ser armoniosa y complementaria, aunque muchas veces nos olvidemos de ello y se dé prioridad al mundo artificial.

El adjetivo nómada puede parecer una paradoja dada la situación del pensador, sin embargo, en este caso hace alusión al movimiento permanente de las personas como una característica del mundo contemporáneo: movimiento entre territorios, pero también movimiento en las relaciones, en las  ideas,…todo se mueve,…nada permanece quieto que diría el pensador Heráclito.

DSCN1069_583x777

LAS TRES GRACIAS

La obra toma como referencia a las figuras de la mitología griega y romana conocidas como Las Tres Gracias  o Las Carités, protectoras o donantes de cualidades a las personas que presentaban una actitud o motivación inicial. Sus nombres son Aglaya, Eufrósine y Talía, y constituyen uno de los conjuntos mitológicos más versionados en la historia del arte.

Se han interpretado de diferente manera (como es habitual en bastantes figuras mitológicas) siendo las más conocidas las siguientes: El buen humor, la belleza espiritual y la voluntad; otra escuela las hace protectoras de la poesía, del teatro y de las artes en general. Nos ha interesado la interpretación de una escuela de pensamiento clásica que las hacía representantes del dar, recibir y (para cerrar el círculo de dar y recibir), el devolver.

Los gestos y el movimiento de los cuerpos de la obra que han realizado tres alumnas de 3º de ESO tienen la intención de mostrar el dinamismo y la relación entre Las Tres Gracias. Las burbujas representan precisamente las cualidades que reparten, siendo éstas muy sensibles y transparentes.

DSCN1073_1036x777

EL ÁRBOL DEL CONOCIMIENTO

Es un símbolo que, curiosamente, aparece en muchas culturas y religiones. De manera habitual se representa como un árbol frondoso en el que también destacan  sus grandes raíces.

En un primer momento se intentó romper o desestructurar la forma habitual de los árboles, al estilo de los de Mondrian, pero posteriormente se decidió que formara parte de un tríptico realista con otros dos paneles, por lo que se dibujó como un gran olmo de los que se abundaban en Ávila hace años. Más tarde se adoptó una tercera decisión que consistió en que la obra no formara parte del tríptico, elaborándose, por tanto, con un paisaje de fondo que no estuviera relacionado con las obras que inicialmente iban a conformar el tríptico.

Los frutos del árbol del conocimiento se han representado de manera conceptual mediante letreros que hacen referencia a las posibilidades y potenciales que aporta el conocimiento a las personas: conocimiento de sí mismo y de los demás, racionalidad en la forma de conducirse por el mundo y de tomar decisiones, comprensión de la realidad compleja, conciencia moral y ética, voluntad para el cambio social y el progreso,……y cómo no…disfrute sensible y espiritual.

DSCN1070_583x777

 

1 comentario

  1. La pobrecita habladora

    Enhorabuena por la entrada, muy filosóficas la representación del árbol del conocimiento y la reflexión sobre el pensador de Rodin. Está claro que tenemos artistas y filósofos en el instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *