«

»

Dic 09 2015

Otro género

La princesa no tiene madre,
ni padre, ni hermano,
y ve que la vida se escapa
de entre sus manos.

Sentada en una silla está,
sola, dentro del castillo,
esperando a aquel que llegará
montado en un caballo.

Oye la princesa un corcel.
Rápido, se levanta y se asoma,
y suspira, pensando:”Es él”.

Pero el destino es cruel,
y no repara en quien viene por la loma.
-¡Oh, mi princesa, ven!
Ven a mí, quiero verte.

No me trates con desdén.
No me hieras de muerte.
La princesa comenzó a bajar,
quedó paralizada por un disparo.

No sabía que existía el mal
hasta que vio a su amado,
que lo habían matado.

MARÍA GARCINUÑO GARROSA. 4º ESO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *